Vestido Blanco Lazo

El día que Melania Trump y Brigitte Macron se encontraron y conversaron a través de sus looks. Porque sin duda lo despierta el abrigo sin mangas de retazos de piel ( su versión más ancha en terciopelo azul); y la chaqueta militar de botones dorados y cuajada de detalles; también el grato contraste entre un sinuosos vestido y el tweed en pata de gallo del abrigo que lo cubre.

En absoluto, intercaladas entre sus colecciones oscuras, Comme des Garçons ha regalado prendas blancas de igual impacto y mensaje inquietante (no olvidemos que el blanco es el color del luto en Japón) llegando a crear incluso su sensacional colección White Drama para primavera de 2012 en el que trataba los estadios de la vida: nacimiento, matrimonio, muerte y trascendencia.

Pero sea por la fiebre disco que ha propiciado The Get Down, por el lamé de los años ochenta porque en la retina nostálgica todavía están esas divas que creó Hedi Slimane para su última colección de Saint Laurent , lo cierto es que los tonos metalizados son una de las tendencias más arriesgadas del otoño-invierno.

De acuerdo, las amantes de las medidas monumentales donde puedan meter su kit de supervivencia al completo podrían pensar que la de Anne-Laure Mais ( @adenorah ) es una cesta más fotografiable que práctica, pero nada más lejos de la realidad: estos capazos existen en distintos tamaños sin que las declinaciones le resten un ápice de su esencia.

Tras analizar las versiones de las it-girls y fashion insiders que ya han convertido las faldas con botones en su prenda fetiche -si te fijas bien a partir de ahora, empezarás a notar su presencia en la oficina, en los escaparates, en la calle… ¡por todas partes!- podemos deducir que se adaptan a las variantes climatológicas propias de la primavera combinando a la perfección tanto con chaquetas como con blusas.

Quantcast