El mindfulness: esa palabra que ha acabado por incorporarse a nuestro vocabulario y que, como el yoga, se ha transformado en una de las técnicas más demandadas actualmente para liberar los elevados niveles de estrés a los que estamos sometidos. Empieza poco a poco. De momento, si es la primera vez que haces Mindfulness Meditación, un solo minuto al día es estupendo (y no tan fácil como parece). Es mejor que te comprometas a practicar todos y cada uno de los días aunque sea muy poco tiempo, que te empaches en múltiples sesiones y lo abandones velozmente. Puedes comenzar una semana ( dos) con un minuto, la siguiente con cinco, la siguiente con diez, etcétera

Mas vivir lejos del presente, esto es, con la coraza puesta y sin sentir nada, puede ser negativo con el tiempo, por el hecho de que cuando ocurre algo que nos sacude (por servirnos de un ejemplo, nos despiden del trabajo nos deja la pareja ), entonces toca pisar con los pies en la tierra. Además, vivir en las expectativas puede hacernos formidablemente infelices.

Los ejercicios que vas a aprender en este curso, te dejarán progresar gradualmente tu concentración hasta finalmente alcanzar una atención plena. La meditación es el cultivo sistemático de estar en el presente, totalmente vivo. En los cursos que ofrece el Centro de Meditación Kadampa de Madrid, vas a poder aprender todos y cada uno de los aspectos principales de esta técnica milenaria.

El ejercicio es todavía más efectivo si visualizamos una luz de azul eléctrico en nuestra garganta mientras vamos efectuando la lectura del cuento. Puesto que, como sabéis, en la garganta se encuentra nuestro quinto chakra, el chakra de la comunicación y el color que le corresponde es el azul.

En este ejercicio vamos a tomar un objeto para concentrar en él toda nuestra atención: va a bastar sencillamente una paja y un vaso con agua, llenado hasta la mitad un tanto más de la mitad. Inhalaremos por la paja y expulsaremos el aire, conscientes de las burbujas que se forman al expirar. Volvemos a aspirar y volvemos a expirar. No pensamos, no juzgamos, no examinamos. Solo somos siendo conscientes de nuestra respiración y de lo que ahora sucede.

Aprovecha estos momentos para agradecer todo cuanto te hace feliz, para recrearte en aquello que te hace sentir bien (familia, amigos, aficiones, trabajo, ocupaciones, experiencias, instantes, etc.)y que logra que disfrutes absolutamente la vida. Técnica: Observa tu respiración. Como entra y sale el aire por la nariz. Como llega a los pulmones. El abdomen sube y baja. Vuelve a centrar tu mente en la respiración… (se utiliza el gong para que la psique no se distraiga).

Quantcast