siete Ejercicios Mindfulness Que Puedes Realizar En Casa

​5 Ejercicios Mindfulness Para Tu Bienestar Sensible

Múltiples técnicas de atención plena que equilibrarán tus emociones. A medida que aprendemos a desarrollar esta capacidad de atención, empezamos a vivir de forma más plena, nos resulta más simple aceptar las situaciones, somos más receptivos y mucho menos críticos. De esta manera, nuestra mente deja de vagar de manera continua entre el pasado y el futuro, para concentrarse cada vez más en el presente.

I love these exercises! I use them to teach mindfulness to anxious teenagers. They have really enjoyed it and have displayed a reduction in stress levels and a greater sense of peace within themselves. I also love the handouts as it gives them the opportunity to practice on their own. I will use these exercises again and again! Thank you!

La práctica formal es la que realizamos en quietud, sentándonos tumbados. La práctica formal es la que realizamos en quietud, sentándonos tumbados. Paramos unos minutos, calmamos el cuerpo-psique con la respiración y observamos nuestro interior sin juzgar. Aprendemos a reconocer los pensamientos y emociones que conforman nuestra experiencia vital. Reconocemos esos fenómenos como transitorios y los dejamos pasar. No los expulsamos ni los separamos. Dejamos que desaparezcan y nos rendimos a la realidad: todo es impermanente.

Habitualmente, en la vida diaria, estamos en el presente sólo de forma parcial, pues mientras que realizamos diferentes tareas, nuestra mente acostumbra a estar anteriormente en el futuro, sin prestar plena atención a lo que hacemos lo que está ocurriendo en ese momento.

Resguarda frente a las enfermedades mentales. Una investigación llevado a cabo en la Universidad de Oregon en USA, concluye que la práctica del mindfulness puede generar cambios físicos en el cerebro, aumentando las conexiones entre las células y el crecimiento de la mielina , lo que puede prevenir la aparición de enfermedades mentales.

Para empezar este ejercicio de mindfulness pon el temporizador a un minuto. Pone 2 dedos de la mano izquierda en el cuello, en la zona en la que se toma el pulso. Con los ojos cerrados, marca cada pulsación que percibas. Repite este ejercicio usando un bolígrafo de un color diferente en cada ocasión. No te preocupes si alguna se te escapa. Cuando tu psique se aleje, haz que tu atención regrese suavemente a la sensación del pulso.

Camina hacia el parque un espacio abierto en la naturaleza. Explora el lugar sin propósito. Comienza percibiendo la sensación de los pies al pisar y desprenderse del suelo. Parte en una dirección. Asimila todo cuanto ves y sientes. Cuando tus pensamientos se alejen en una dirección diferente, procura que tu atención vuelva a centrarse en tus pies.