diecisiete Ejercicios Mindfulness Para Tu Rutina Diaria

Hacer ejercicios de mindfulness en casa es fácil y solo requiere de una práctica usual tanto en niños como en adultos. Dibujar. Puede que no se te dé bien dibujar (como es mi caso), mas eso no importa. Coge un papel y algo para dibujar (un lapicero, boli, cera…) y simplemente dibuja. No pienses en nada, sólo dibuja. Si tus pensamientos divagan, con dulzura vuelve al momento presente. Cuando acabes observa tu obra y luego destrúyela. El no enseñársela a absolutamente nadie te va a ayudar a dibujar sin temor ni expectativas.

Como ya se ha citado, lo importante en la práctica de esta disciplina, independientemente de las técnicas que se empleen, es adoptar la actitud Mindfulness, que promueve la atención en el momento presente, sin juzgar, y con compasión hacia uno mismo y hacia los demás.

Con la práctica regular de este ejercicio mindfulness, en vez de ser conducido en el piloto automático por las emociones, los pensamientos de todo género y los miedos acerca del futuro, adiestras tu reacción ante cualquier situación interna externa con una psique clara, relajada y más afirmativa.

En la práctica de mindfulness de observación de las emociones el sujeto observa con ecuanimidad y sin juzgar las diferentes emociones que aparecen en el flujo de la consciencia. No se identifica ni rechaza ninguna. Aprende a observar y aceptar las emociones negativas y positivas. Incluso puede evocar emociones negativas para desarrollar capacidad de aceptación y tolerancia sobre ellas.

Coge una pequeña pieza de fruta con las manos. Pasa unos minutos contemplando su color y textura, como si jamás la hubieses visto ya antes. Llévate la fruta a la nariz, percibe su aroma y de qué forma es. Acerca la fruta a tu oreja, aprieta la fruta ligeramente y escucha el sonido que produce. Siente la textura de la fruta, cierra los ojos para sintonizar con el sentido del tacto de manera más profunda. Siente la forma del objeto y su peso.

Puedes probar de realizar el ejercicio precedente de respiración, en ese caso el factor en el que te centrarás para dejar a otros de lado será tu respiración. Intenta ser de forma plena consciente de ella, y observarás que mientras lo haces probablemente se crucen pensamientos intrusivos por tu psique que intenten desconectarte del instante presente. El momento presente no es más que aquel que sucede mientras respiras, en cambio los pensamientos te llevarán al pasado al futuro. No te preocupes, concédete entendimiento y trata de regresar con delicadeza tu atención nuevamente a la respiración. Hazlo tantas veces como haga falta, tantas veces como te asalten los pensamientos. La psique tiene la particularidad de poder observarse a sí misma, y cuanto más practiques estos ejercicios, más entendimiento tendrás sobre ti, más control vas a ir adquiriendo y más fácil te resultará.