Bloc de notas Practico De Ejercicios De Mindfulness

Los fines de semana son tu oportunidad para desconectar del ocupado día a día y relajarte por completo. Pon un par de revistas en las 2 patas traseras de la silla. Al poner la silla inclinada levemente cara delante harás que la espalda esté más recta de forma natural. Coloca los pies planos en el suelo , si la silla es demasiado alta, sobre un cojín en el suelo.

Este ejercicio consiste en dedicarle 1 minuto a un proceso vital de nuestro cuerpo: la respiración. Busca un lugar cómodo en casa, donde te sientas absolutamente relajado, con una luz adecuada y sin ruidos molestos que puedan desconcentrarte. Intenta enfocar toda tu atención en la respiración durante 1 minuto completo: siente de qué manera el aire entra por la nariz y recorre todas tus vías respiratorias, y cómo lo exhalas por la boca.

Esta técnica no es capaz para frioleras. Para hacer este ejercicio de mindfulness vas a deber sostener un cubito de hielo en la mano hasta que se derrita. Deja que el hielo derretido se derrame en tu regazo en la mesa. Observa las sensaciones, los sentimientos de incomodidad, los pensamientos y las emociones que vas teniendo a medida que se presentan. Regístralos.

Es bastante difícil lograr que cualquier persona agobiada y ocupada que lleva un rápido ritmo de vida, lo abandone para enfocarlo en una corriente de pensamiento mediante la psique. La idea de sentarse, aun, les produce más estrés. Si eres una de esas personas, en vez de trabajar contra la voz de tu cabeza, puedes sentarte y observar” tus pensamientos en vez de implicarte en ellos. De este modo no lograrás quitarlos como en el resto de ejercicios pero es una buena técnica para reducir su intensidad.

Cuando hemos practicado suficientemente el primer ejercicio, podemos añadir el sonido, para ser aún un tanto más conscientes del instante presente. Va a bastar que cojáis una campana, un triángulo cualquier otro instrumento que emita un sonido que perviva algunos segundos en el tiempo.

Quantcast