Lo creas no, tu cocina es una fuente maravillosa de belleza y salud Muchos comestibles pueden asistirte a estar más guapa, ciertos desayunos pueden hacer que empieces el día con una piel resplandeciente, el iogur griego cuida tu cuerpo y ciertas bebidas colaboran en tu equilibrio hormonal. Ser agradecido es una de las actitudes que mayor bienestar nos reportan. Te hacen sentir bien, valorar lo que te rodea y gozar de un nuevo día. Puedes hacerlo por la mañana al despertare justo al acostarte. Siéntete agradecido por haber tenido la ocasión de gozar un nuevo día, de haber pasado tiempo con tus seres queridos de haber gozado de algunos buenos momentos.

Practicar el mindfulness, se trata simplemente de hacer una pausa, y poner todos tus sentidos y tu atención en ese momento, tratando de valorar y exprimir cada segundo que pasa en ese periodo de tiempoperíodo de tiempo. Pero…¿cómo se puede traer la paz y la calma en medio de un agobiante y anárquico día? La respuesta es simple, si bien no siempre y en toda circunstancia es fácil: aprender a estar presente, poner atención plena a todo lo que hacemos.

Transforma pasar tiempo contigo mismo/a en una rutina habitual. Piensa qué te gusta hacer, cómo te sientes bien y haz de ello un hábito. Leer, redactar, practicar deporte, ver una película, meditar , etc. Aprovecha estos momentos para conectar contigo, para saber de qué forma te sientes y qué piensas, en qué punto te hallas y hacia dónde quieres ir.

Existen diferentes tipos de meditación, pero en todas se intenta alcanzar un estado de atención concentrada, ya sea sobre un objeto externo, nuestro pensamiento sobre el estado de concentración en sí mismo. En la meditación zazen, por ejemplo, el pensamiento se deja libre, no se le ponen trabas.

Tendríamos que tener más información de porque tienes esos mareos, si es agobio tema de oídos…. lo que es cierto es que eso te generará por su parte más ansiedad y probablemente más mareos y al final entras en un círculo del que es difícil salir. Mindfulness te ayudará a reducir tus niveles de estrés, a trabajar tu respiración y a calmar tu mente, con una práctica de ocho semanas seguro que comienzas a notar mejoría.

Quantcast